Ciatica y osteopatia

Utilizamos el término ciática para hablar de un dolor que sigue la trayectoria del nervio ciático, es decir una irradiación que va desde el glúteo hasta el pie pasando por la parte trasera del muslo.

El nervio ciático es un nervio mixto (sensitivo y motor a la vez) que tiene su origen en las raíces L4-L5-S1-S2-S3, es el nervio más grande del cuerpo. Este nervio se dirige hacia el glúteo, pasa por detrás del muslo y la pantorrilla (tríceps sural) para llegar a terminar a nivel del pie.

El dolor puede extenderse en todo el trayecto del nervio ciático, en este caso hablaríamos de ciática. Si duele solo en una parte del recorrido mencionado (por ejemplo desde el glúteo hasta la rodilla), en este caso estaríamos hablando de ciatalgia.

En los dos casos, se trata de una neuralgia, es decir que el nervio está comprimido, provocando el dolor. Generalmente una ciática o una ciatalgia afectan a un solo nervio, por eso duele en uno de los lados del cuerpo. De todos modos es posible también que esto se dé bilateralmente.
Un estiramiento del nervio puede provocar el dolor o cualquier otro movimiento agravando la compresión del nervio.

¿Cuáles son las causas de una ciática?

Sus causas son múltiples, entre las cuales podemos citar:

- Hernia discal
- Artrosis
- Artritis
- Mala postura/Esfuerzo
- Disfunción articular de la sacro ilíaca
- Disfunción articular de una vértebra lumbar
- Espasmo muscular
- Síndrome del piramidal
- Embarazo
- Obesidad
- Estenosis del canal raquídeo

Cuando aparecen los síntomas, es importante determinar el origen de la ciática. A través de pruebas ortopédicas (Lasègue…) y manipulaciones articulares, el osteópata puede dirigir al paciente a consultar con el médico en el caso de que sospeche de la existencia de una hernia discal. En efecto, ante la menor duda es conveniente realizar pruebas complementarias (resonancias, radiografías…).
Si la hernia discal no necesita ser operada el tratamiento osteopatico no está contraindicado.

Tratamiento osteopatico

La osteopatía puede ser de gran ayuda para aliviar los síntomas de una ciática o de una ciatalgia. Después de haber realizado pruebas médicas minuciosas y excluyentes, el osteópata tratará de determinar la causa del dolor y el origen de la compresión del nervio ciático. De hecho, la compresión puede darse en el origen del nervio pero también en cualquier punto de su trayectoria (grande incisura ischiaticha, musculo piramidal…). El trabajo del osteópata consiste en liberar la trayectoria del nervio y devolver la movilidad a las estructuras que perturban su acción.

Después de haber determinado el origen del problema, el osteópata puede utilizar técnicas estructurales si la causa es ósea, pero también aplicar técnicas musculares para relajar y estirar los músculos que pudieran estar comprimiendo el nervio o, por otro lado técnicas viscerales (los órganos digestivos están estrechamente relacionados con la región lumbar de la columna pudiendo así perturbar el buen funcionamiento del nervio ciático).

Por sus conocimientos del cuerpo humano y la fisiología, el osteópata puede aliviar los dolores asociados a la ciática y mejorar en gran medida la calidad de vida del paciente.

Bajo el prisma de una consulta completa, el osteópata puede igualmente proporcionar algunos consejos y ejercicios con el fin de prevenir la aparición de los síntomas:

- Forzar con la piernas para subir peso
- Verificar la altura de la silla
- No cruzar las piernas en posición sentadas
- Hacer ejercicios de reforzamiento de las lumbares

¡No dudéis en contactarme para más información!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mensaje
Su Nombre *
Su Email *
Website

×