Embarazo y osteopatia

El embarazo produce numerosos cambios del cuerpo de la futura madre y eso desde las primeras semanas. Hay un desplazamiento de los órganos tras el feto se desarrolla y culpa del crecimiento del feto y de la toma de peso, el centro de gravedad se desplaza hacia abajo y adelante. También hay varios cambios hormonales que modifican la elasticidad de los ligamentos.

Todos esos cambios pueden provocar algunos trastornos, de la lumbalgia hasta los reflujos gastroesofágico.

¿Cuáles son los posibles trastornos del embarazo?

Tal como visto antes, el embarazo se acompaña de modificaciones de la fisiología del cuerpo humano, causando numerosos trastornos:

- La toma de peso, asociado a la bajada del centro de gravedad, puede provocar lumbalgia, dolores dorsales y cervicales. Esos dolores pueden molestar siempre o solo con un cierto movimiento
- La aumentación de la presión intrauterina, el peso del niño y el espacio que ocupa puede causar una compresión nerviosa provocando una ciática (compresión del nervio ciático), una cruralgia (compresión del nervio femoral) o una neuralgia del pudendo. También se puede encontrar una neuralgia intercostal y una neuralgia cervicobraquial
- La impregnación hormonal importante hace que los ligamentos sean más suaves y con más elasticidad para facilitar el pasaje del niño durante el parto, eso puede causar dolores bastante fuertes
- La presión ejerce en el diafragma provoca dificultades para respirar y dolores de costillas
- La aumentación de la cuantidad de sangre y de la presión arterial puede dar cefaleas, migrañas, fenómenos de piernas pesadas…

Todas las mujeres embarazadas no suelen sufrir de todos esos síntomas pero es más que probable tener uno o más.

Tratamiento osteopatico y embarazo

La atención osteopatico de la mujer embrazada sigue los mismos principios que una consulta “normal” adaptándose al estado de la paciente.

Igual que durante cualquier consulta, el osteópata considera el cuerpo humano en su conjunto e intenta dar de nuevo movilidad a las estructuras bloqueadas y aliviar las zonas comprimidas. Con un enfoque global y técnicas y maniobras suaves, la osteopatía puede dar muy buen resultados, mejorando y bajando los dolores en relación al embarazo.

¿Cuáles son los riesgos a tratar una mujer embarazada?

No existe ninguno riesgo en consultar con un osteópata durante el embarazo. De hecho, se puede considerar un seguimiento osteopatico desde el principio del embarazo hasta el parto. Solo las técnicas estructurales (“crack”) son prohibidas.

Sin embargo, un seguimiento osteopatico no está exento de ningún modo de una atención médico y ginecológico.

¿Qué resultados se pueden esperar?

La osteopatía tiene muy buen resultados en el tratamiento de los trastornos y dolores relacionados con el embarazo. Una consulta de osteopatía en el caso de una mujer embarazada le puede traer un verdadero confort. Además, tener las estructuras del cuerpo humano (músculos, huesos, nervios…) libres, puede facilitar en gran medida el parto.

¡No dudéis en contactarme para más información!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mensaje
Su Nombre *
Su Email *
Website

×