Escoliosis y osteopatia

Una escoliosis es una deformación de la columna vertebral que aparece generalmente durante la infancia o la adolescencia, la columna vertebral coge una forma de S. Puede evolucionar durante el crecimiento (a veces incluso muy rápidamente).

Diferencia entre una pose de escoliosis y una escoliosis

La pose de escoliosis es debida a la postura adoptada y es la consecuencia de un tono muscular alto, no hay deformación de los huesos y tampoco una torsión de las vértebras. Al contrario, una escoliosis se acompaña de una deformación de los huesos, de una torsión de las vértebras y es evolutiva.

Entre 70% y 80% de las escoliosis son idiopáticas => no conocemos el origen. Puede aparecer durante la infancia o la adolescencia.

Existe también escoliosis secundarias, provocadas por una mala formación congénita, una enfermedad neuromuscular o de los huesos.

Los signos de una escoliosis son: dolores dorsales, una deformación de la columna vertebral y la aparición de una giba de un lado que se llama gibosidad.

Una escoliosis existente puede empeorar con una mala postura, deporte o llevar una mochila demasiado pesada, pero esto no es la causa de la escoliosis.

Cómo reconocer una escoliosis

El diagnostico de una escoliosis se hace primero con un seguimiento regular del médico en el caso de una persona joven y también por la observación. Una asimetría de postura; un hombro más alto que el otro o una pierna más corta puede evocar una escoliosis. Podemos igualmente pedirle a la persona que se incline hacia adelante con las piernas estiradas de modo a poder apreciar la gibosidad: si la gibosidad desaparece cuando el paciente se inclina hacia adelante => actitud de escoliosis, si sigue igual => escoliosis.

Para confirmar la escoliosis, el medico pide una radiografía de la columna.

Tratamiento osteopatico de la escoliosis

En el caso de una actitud de escoliosis, el osteópata puede tener muy buenos resultados trabajando la movilidad vertebral, los músculos y la postura. Como no hay deformación de los huesos, es algo reversible que se trata con osteopatía.

En el caso de una escoliosis, la atención medica es pluridisciplinar (medico, fisioterapeuta, osteópata…) => el osteópata no puede hacer desaparecer la deformación de la columna. Sin embargo, la osteopatía puede contribuir al bienestar en un paciente que escoliosis disminuyendo los dolores. Trabajando la movilidad de las vértebras y de la columna vertebral, el osteópata puede limitar la evolución de la escoliosis. La deformación de la columna puede producir problemas de respiración (mala posición de la caja torácica) que pueden ser solucionados con manipulación de esta zona. Es común que una escoliosis pueda dar trastornos digestivos: si hay una afectación de la movilidad de la caja torácica o una deformación de la columna lumbar (en relación con los órganos digetivos), eso puede afectar el sistema digestivo y perturbar el funcionamiento normal de ciertos órganos. Con técnicas viscerales, es posible tratar esos trastornos.

Un seguimiento regular y asiduo al médico es recomendable.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mensaje
Su Nombre *
Su Email *
Website

×